Fetiches del sexo ¿Una cultura?

       El fetichismo es adorar alguna imagen u objeto en particular para obtener una satisfacción, directamente se encuentra asociado a la sexualidad, donde el fetiche incrementa el deseo sexual o la excitación de la persona.

         Hace años el fetiche se le consideraba una aberración.

      Para algunos investigadores es una parafilia, para otros no, lo más importante es que se ha venido incrementando en el tiempo, sin importar el nivel o condición social; el fetichismo pasa a ser una enfermedad, siempre y cuando tenga una forma recurrente y constante durante un semestre promedio, siendo necesario para que la persona logre la satisfacción sexual, donde pueda afectar su entorno.

       No debemos confundir el estimulo que produce ver u observar a una persona determinada en cualquier momento, a que siempre sea una  misma situación.

   El fetichista incluso llega a utilizar objetos para poder tener placer, entiéndase estos objetos no juguetes sexuales. Es bueno aclarar que el fetiche se lleva puesto o se frota contra los genitales, esto produce más excitación al fetichista.

       Los genitales nunca son fetiches, a diferencia de otras partes del cuerpo, donde mayoritariamente se destacan los pies. En la medida que el mundo se ha convertido en una aldea global, para muchas personas es más fácil tener contacto o algún tipo de conexión con otros que piensen semejante, esto les ayuda a socializar; recordando que siempre el fetichista respeta a la otra persona, es extraño o difícil escuchar que un fetichista a ataco a alguien para saciar su placer.

      El fetichismo sexual  es un proceso que paulatinamente ha cobrado mayor auge dentro de las diversas manifestaciones sociales,entre algunos de loa más destacados están quienes se excitan por:

Eritrofilia: excitarse con las personas que se ruborizan.

Hibristofilia: excitarse con personas que han cometido algún crimen.

Siderodromofilia: excitarse con locomotoras, trenes, metro.

Brontofilia: excitarse con las tormentas, tornados, huracanes.

Pigmalionismo: excitarse con las estatuas o esculturas.

Emetofilia: excitarse con el vómito o con el acto de vomitar.

Coprofilia: excitarse con las heces y orina propias o ajenas.

Tripsofilia: excitarse con los masajes o caricias.

Agalmatofilia: excitarse con los maniquíes.

Parcialismo: excitarse con alguna parte del cuerpo, como el cuello, que no sean los genitales.

Melolagnia: excitarse por tacones de mujeres.

Autoginefilia: hombres que fantasean con ser mujer.

Existen muchos fetiches que aun no han sido catalogados; pueden surgir en la medida que las sociedades se van multicreando. Tener un fetiche no es un problema, pasa a serlo cuando no puedes realizar tus actividades  si no tiene aquello que le produce la excitación.

Dr. Luis Ramos

e-mail:fuerzapensante@hotmail.com.

www.luisalbertoramos.com

twitter@luikipedia

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: