MItos y verdades sobre la sexualidad en el adulto mayor.

images (1)

1-Cambios en la mujer:

Están bien expuestos en muchas descripciones del proceso -menopáusico y su afectación a nivel sexual, pero diríamos que los principales están relacionados con el descenso de las hormonas llamadas estrógenos, y son una disminución en: tamaño y elasticidad de la vagina, lubricaciónsensibilidad en los genitales, e intensidad de los orgasmos.

2- Cambios en el hombre:

Hallamos principalmente dos tipos de problemas: un menor riego sanguíneo de la zona genital, lo que a su vez puede ir asociado con problemas de hipertensión arterial, arteriosclerosis u otras enfermedades; y un descenso de la hormona testosterona, que lleva al descenso de: la excitación, la respuesta a estímulos sensoriales, el tiempo en conseguir y mantener la erección y recuperarla tras eyacular, la cantidad de semen expulsado, la intensidad del orgasmo, la lubricación de la mucosa peneal y el tamaño testicular.

 images (3)

Mitos

-Mientras más bello y joven sea el cuerpo, más placer se obtiene. Falso. Ni la estética ni la edad se relaciona con el placer. La confianza, autoestima y la pérdida de pudores se entrelazan directamente con el goce, y esto no depende en absoluto ni con la belleza (que por cierto es subjetiva) ni con la edad.

-Por la edad se pierde el deseo y el apetito sexual. Falso. El psicólogo Luis Hernán Guerra señala que “es un mito que se pierde el deseo y el apetito sexual”. Si bien existen otros factores que pueden incidir estos conceptos, como por ejemplo las enfermedades que se relacionan con el paso de los años, muchas personas creen erróneamente que terminada su función reproductiva se pierde también el apetito y la función sexual, siendo que la sexualidad permanece, y que la respuesta sexual física a la estimulación se mantiene a pesar de los cambios hormonales y biológicos.

-La actividad sexual es mala para la salud, especialmente en la vejez. Falso. El director y psicólogo del Efecto Mariposa, Carlos Parra, manifiesta que “está demostrado que el sexo y la sexualidad juegan un papel importante en la salud, de hecho se considera un agente protector para llevar un envejecimiento saludable y pleno”. De acuerdo a los estudios de Master y Johnson (1995), la actividad sexual periódica protegería contra muchas enfermedades, por mencionar alguna, en la mujer protegería la anatomía sexual de las alteraciones fisiológicas del envejecimiento.

-Los viejos no son sexualmente capaces. Falso. La sexualidad en la persona de edad avanzada, debe considerarse en una forma amplia e integral, incluyendo en ella tanto componentes físicos como emocionales. Por ello, se acepta como normal en el anciano ciertas modificaciones en el patrón sexual considerado como estándar si se relaciona con el adulto joven; éstas serían: disminución del número de coitos y el aumento proporcional de otras actividades sexuales como las aproximaciones físicas, caricias, ratos de intimidad emocional, de complicidad, relaciones de compañía o estimulación más directa, estas manifestaciones sexuales son muchas veces más ricas e intensas que el coito propiamente tal.

-A cierta edad siempre la frecuencia sexual es menor. Falso. La regla a mayor edad, menos sexo no es cierta en todos los casos, pero sí podríamos encontrar la explicación de este mito porque hay factores que sí vienen acompañados con la vejez como las deficiencias hormonales y otras enfermedades que podrían hacer disminuir la frecuencia sexual.

-El viagra es la única solución para la vejez. Falso. Según Barry Buffman, existen varios factores que condicionan la erección masculina. Algunos relacionados a temas físicos y otros netamente sicológicos. De este modo, el especialista sugiere que, más que probar con la pastillita azul (que más que una solución definitiva es un parche), comience una terapia o pruebe otros métodos como ejercicios específicos para esta problemática.

images (2)

Algunas sugerencias

  • Busque estar en el mejor estado físico posible.
  • Realice alguna actividad que lo mantenga activo física y mentalmente.
  • Contrólese médicamente.
  • Prevenga, descarte o trate enfermedades que pudieran estar interviniendo en su sexualidad.
  • Pregunte al doctor si los medicamentos que toma influyen en su desempeño sexual, y si así lo fuese, pregunte sin pudor cómo contrarrestarlo.
  • Líbrese de los prejuicios.
  • Tenga la libertad para fantasear e innovar.
  • Priorice la calidad ante la cantidad.
  • Tenga claro que el coito no es en absoluto la única manifestación de la sexualidad.
  • Permítase gozar y vivir esta etapa como la merece.
  • Tenga claro que cualquier disfunción en el hombre o la mujer puede ser tratada.

Dr. Luis Ramos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: