¡El carácter se fortalece en las crisis!

A veces, nos encontramos en medio de una tormenta, a la cual no entendemos porque, bien sea, económica, familiar, laboral , afectiva, de pareja, social, deportiva, entre otras.

Cada situación que pasamos, así, “pasamos” representa una forma de aprendizaje, nunca somos los mismos al regresar de la situación, que cuando entramos en ella.

En el mismo sentido, también nos metemos en tormentas porque siempre terminamos haciendo lo que hace la mayoría.

Perdemos en muchas ocasiones nuestra individualidad, tan solo por parecer mejor, quedar bien,  y en realidad, no sale ni lo uno ni lo otro.

images

Nada es más sagrado en nuestro tiempo, para algunas personas, que la opinión “mayoritaria” algo totalmente absurdo.

Nunca hemos sido más individualistas que en este último siglo, pero como nunca antes también se nos ha demostrado que el “rebañismo” estadístico y el rating son también características muy humanas que hablan de nuestra uniformidad.

images (1)

Somos gregarios, y lamentablemente, esto genera que una mayoría muchas veces superficial, manipule las realidades y como dice el dicho “el mal de muchos es consuelo de tontos”

Hay muchas tormentas que nacen por razones ajenas a nosotros, pero las mayores y más continuas crisis tienen su epicentro en nuestras acciones y en el resultado de nuestras relaciones y decisiones.

¡El carácter es revelado en las crisis, no se hace en las crisis!

Ningún soldado gana una batalla sin antes haber experimentado disciplina en los ejercicios militares.

descarga

Ningún atleta recibe una medalla sin antes haber pasado privaciones y años de entrenamiento.

La crisis solo hace relucir el carácter.

Por ejemplo:

“LAS MUJERES Y LOS NIÑOS PRIMERO” ¿De donde surge esta frase?

Fue en las costas orientales de Sudáfrica, en donde se acuñó una de las frases más famosas entre los hombres de mar, cuando el buque de transporte británico BIRKENHEAD chocó contra un arrecife en 1852. El oficial al mando de la nave temía que los botes salvavidas que acogían a las mujeres y los niños naufragaran si los marinos también se apiñaban con ellos. En consecuencia, pidió a sus hombres que se – mantuvieran firmes – y se hundieran con el barco. Nadie se movió. Hubo 455 ahogados. La disciplina del BIRKENHEAD y las palabras legendarias: “LAS MUJERES Y LOS NIÑOS PRIMERO”, se ha convertido desde entonces en una parte sagrada de la cultura marinera, en una prueba de valor frente a la muerte.

En una demostración de calma en medio de la crisis producto de un carácter forjado para enfrentar situaciones conflictivas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: